Tangerine: Chicas fabulosas – Reseña

Por Viridiana Martínez

 

Sean Baker, una vez más como en Prince of Broadway (2008), deja atrás los juicios y dirige un drama con todas sus letras.

Tangerine, (2015) es una contundente película independiente que se mueve entre el drama y la comedia.La historia es directa y simple: en víspera de navidad Sin-Dee y Alexsandra, dos prostitutas transgénero, recorren la ciudad en busca de la mujer con la que Sin-Dee ha sido engañada por su padrote durante su estancia en prisión.

Con un discurso que se acerca a la TV de reallity show o al documental, la película se desenvuelve en L.A. logrando hacer de la ciudad un personaje más que aporta con sus colores y paisajes artificiales un contexto realista y crudo, de modo que la ficción se vuelve muy certera. Lo demás personajes, interpretados por actores que conocen bien a Sean Baker, refuerzan el ritmo vibrante de la película sazonada con dropmusic y rap induciéndonos en el vertiginoso camino de los intérpretes. Así mismo el montaje contribuye al ritmo variado, cortando en el momento justo para mantener la tensión y pasar a otros momentos que resignifican las escenas.

Tangerine

Tangerine

A lo largo de la película  la interacción de los personajes se van resolviendo por medios de situaciones poco comunes para la mayoría de los espectadores, con un realismo que atrapa hasta el final a cualquiera que comience a verla. En ese sentido, las actuaciones son tan genuinas que hace sencilla la unificación con la cinematografía, capturando con los movimientos de cámara las emociones de los personajes.

Llama la atención que la película fue fotografiada con Iphone en su totalidad, por lo cual, uno pensaría que puede lucir descuidada, pero en absoluto luce así, por el contrario logra un  look peculiar al conjuntar la nitidez de la foto con la temática vulgar de la película, en éste aspecto también interfiere el uso de algunos prototipos de lentes adaptados a los celulares.

Tangerine

Tangerine

Sin duda es una producción lograda de manera espléndida con recursos que no son los ideales, manteniendo dramáticamente el estilo ácido de Baker; cada escena tiene cúspide en donde explota la comicidad de las situaciones conservando siempre un poco de expectativa.

El final, además, es imperdible. Por su producción, temática y ejecución actoral Tangerine probablemente sea una de los largometrajes que pronto den de qué hablaren el mundo del cine independiente.

Aquí el trailer:

Los comentarios están deshabilitados.